DMP, CXO y Advanced analytics, ¿por dónde empezar?

DMP-CXO

DMP, CXO y Advanced analytics, ¿por dónde empezar?

Vivimos en un entorno inundado por conceptos muchas veces ininteligibles: data driven strategy, omnicanalidad, DMP, CXO, transformación digital, etc. Pero ojo, antes de subirnos a la última moda y adquirir una solución tecnológica para suplir nuestras carencias en materia de datos, conviene pararse a pensar: ¿qué es lo que necesita mi organización? ¿dónde está y dónde quiere llegar? ¿cuál es la mejor forma de hacerlo?

Hay cientos de posts, teorías y puntos de vista al respecto. Pero pocas veces queda claro en qué se traduce todo esto y cómo puede una compañía convertir el dato en una palanca altamente valiosa para la toma de decisiones.

Vayamos por partes. En este entorno, es clave crear una hoja de ruta e ir paso a paso hasta culminar los estados más maduros de la gestión analítica. Si queremos que un plato nos salga bien, es imprescindible seguir la receta paso a paso, en orden. Con la inteligencia digital pasa lo mismo: vayamos superando cada hito y estaremos asegurando el éxito. Ya tendremos tiempo de sofisticaciones.

Me serviré de la cadena de valor del dato para poder ir explicando los diferentes estados.

Recolección del dato

El primer escalón y la base de la pirámide es la recolección del dato. Es vital crear una capa de datos consistente, creada a partir de los objetivos de negocio de la compañía, y que recoja toda la información de nuestros activos digitales con impacto en negocio de forma fiable, robusta y escalable. En esta fase, la clave consistirá en la creación de una taxonomía de datos en la que basarse, el despliegue correcto del datalayer y la implementación de un tag manager. Importante: no se trata de recoger todo, sino solo lo relevante para la organización. Hay pensar en el futuro y en las cantidades ingentes de datos que se generan cada día.

Análisis

Una vez afianzada esa capa de datos, es el momento de pasar al siguiente escalón: el análisis. Nos basaremos en los KPIs tácticos y estratégicos previamente definidos para la creación de dashboards. Definimos quién va a consumir esos datos, cómo es la mejor manera de visualizarlos y automatizamos reportings para poder tener monitorizado de un vistazo el rendimiento de los activos. Así, cuando esto esté cubierto, nos quitaremos muchos quebraderos de cabeza y se podrá dedicar tiempo a transformar todos estos datos en conocimiento. ¿Cómo? Realizando análisis avanzados y en profundidad, trabajando siempre bajo una segmentación que nos permita descubrir nuestras audiencias y tipos de clientes, que nos darán la oportunidad de obtener insights, siempre con una visión customer centric end to end.

Activar el dato

Una vez arraigadas las fases fundamentales de recolección y análisis, es momento de activar el dato. Y aquí nos metemos de lleno en las estrategias de CRO y CXO, orientadas a la optimización de procesos, conversión y mejora de la experiencia de los usuarios en nuestra web o app. Para ello, realizaremos, por ejemplo, AB testing o personalización de las experiencias de navegación.

A su vez, podemos llevar a cabo la activación a través de plataformas de gestión de datos, DMP, para facilitar la gestión de la información de los usuarios. ¿El avance? La integración de múltiples fuentes de datos (offsite, online y offline), que se normalizan en forma de atributos con los que creamos las diferentes audiencias a las que llegaremos a través de los distintos canales y touch points. En definitiva, es un orquestador con dos claros puntos fuertes: ofrece una experiencia consistente al usuario a lo largo del customer journey y permite optimizar el esfuerzo en medios.

Integrar fuentes

Se podría decir que si se llega hasta aquí con éxito, ya está todo hecho. Pero no. Todavía podemos integrar fuentes de datos de diferente tipo –hasta ahora habíamos hablado principalmente de dato digital– en una solución cloud ad hoc, como podeis ver aquí. Facilita realizar análisis más avanzados y sofisticados con gran volumen de datos que nos permitirán: iniciar los pasos hacia el People Based Marketing, dejar atrás la identificación de los usuarios a través de las famosas cookies, y pasar a analizar bajo un identificador único que nos ayude a conocer al usuario y su comportamiento a lo largo de todas las etapas del customer journey, independientemente del canal.

¡Cuidado! Como veíamos en este post, para un óptimo aprovechamiento del dato hay que pasar por una transformación digital de toda la compañía o de lo contrario, todos los esfuerzos realizados no tendrán impacto positivo en la cuenta de resultados.

Si todavía necesitas saber más y descubrir qué significan expresiones como data driven strategy, omnicanalidad, DMP, CXO o transformación digital, visita nuestro lexicograma.

No hay comentarios

Envíanos tu comentario

¡Suscríbete a nuestra newsletter mensual Stay Sharp!

Para más información

CONTÁCTANOS