Yo quiero ser como un comercio de barrio, ¿y tú?

Fuente:  Broadband By The Numbers

Yo quiero ser como un comercio de barrio, ¿y tú?

Para llegar a conectar con un cliente, es evidente que primero tenemos que conocerlo y, ¿quién conoce mejor a sus clientes que un comercio de barrio? Entrar en la tienda y que te pregunten qué tal te ha ido el día, cómo van las cosas por el trabajo, si la familia sigue bien, es algo, completamente, normal y que nos suele agradar. A nadie se le ocurre hacer estas preguntas según aterriza un usuario en nuestra web, pero seguro que todos querríamos tener esa información.

Sin duda, creo que el futuro de la medición offline es poder llegar a tener toda esa información que almacena el tendero pero, antes de poder tenerlos en soporte electrónico, creo que debemos intentar recoger unos datos similares a los que recogemos en nuestra web. En el mundo físico todavía no existe un kit que funcione como una herramienta de analítica web que nos permite saber cuántas personas han visitado nuestro portal, qué contenido han visitado, información geográfica del usuario y un infinidad de valores más. Por fortuna, los dispositivos que están conectados a Internet están creciendo a una gran velocidad y esto nos acerca cada vez más a poder tener los mismo datos del usuario que en una web.

Con este post me gustaría dar comienzo a una serie en la que intentaremos ver qué tecnologías hay a nuestra disposición para poder comenzar a construir nuestro kit de medición del mundo offline.

Hoy vamos a comenzar buscando la equivalencia a los elementos básicos de las herramientas de analítica web:

  • Visitante: para poder tener este valor, es necesario poder identificar de manera única a los clientes que entren en nuestro local. Esto sería muy sencillo si tuviéramos un portero en la entrada solicitando un documento de identificación, pero no todos tenemos una discoteca, así que tendremos que buscar otras alternativas. Dicen que la cara es el reflejo de la persona y, en este caso, es muy cierto, ya que se pueden utilizar los rasgos faciales para generar un identificador único. Además, no incurriremos en delito, ya que no almacenamos la cara del usuario sino el identificador que se genera a partir de ella.
    No siempre tendremos la posibilidad de hacer un despliegue de este tipo, en esos casos podemos recurrir a técnicas más básicas, como utilizar tarjetas de fidelización. Pero, en esos casos, la medición será mucho más limitada.

 

  • Visita: el concepto de visita aplicado a un comercio físico se entiende como el periodo de tiempo que pasa el cliente dentro de él. Para poder llegar a tener ese tiempo, necesitamos tener, previamente, un identificador de visitante. Una vez que tenemos ese dato, sólo hay que calcular el tiempo transcurrido desde que entra hasta que abandona el local.

 

  • Eventos: son todas las acciones que el usuario puede llevar a cabo dentro del local. Con esto abrimos la caja de pandora, ya que, la cantidad de eventos que se pueden producir en los distintos negocios, es infinita. Algunos de los más interesantes son: paso por zonas del local, compra de productos, interacción con un producto y devoluciones.

Como podéis observar, la posibilidades son infinitas y, con la gran evolución del Internet de las cosas, cada día serán más. Esta entrada ha sido una introducción de todo lo que iremos viendo en detalle durante las próximas publicaciones que tendrán un enfoque aún más técnico. ¿Os suena la aplicación How-Old Do I Look? Pues en breves veremos cómo aplicar esta tecnología en el análisis del mundo offline.

Azure Face API

Project Oxford

No hay comentarios

Envíanos tu comentario

5 × uno =

¡Suscríbete a nuestra newsletter mensual Stay Sharp!

Para más información

CONTÁCTANOS