Esto no va de datos, va de personas

Esto no va de datos, va de personas

Esto no va de datos, va de personas

No vengo a hablaros de analítica digital, de medición, ni de herramientas, vengo a hablaros de cómo a veces enfocamos nuestros esfuerzos en las acciones del día a día para dejar lo realmente importante a un lado.

Caminemos un poco más en este viaje y entenderás lo que te quiero decir…

Los datos son claros, concisos, fáciles de interpretar y, siendo sinceros, también de manipular. Habréis oído que “Hay tres tipos de mentiras: mentiras, grandes mentiras y estadísticas” :), los datos puedes usarlos a tu discreción.

Las personas son difíciles, somos muy complicados, cada uno con luces y sombras, intereses dispares, personales y profesionales, las personas forman la organización y pasamos más tiempo trabajando con personas que trabajando con datos, por lo que para encontrar el éxito en la gestión digital debes “trabajar” también el componente humano.

Hay que encontrar esas luces, los puntos de unión, ¿cómo puedes hacer que la relación sea win-win?, ¿qué medallas puedes conseguirles?. Has de crear una cadena de favores e investigar cuáles son sus verdaderos problemas para ayudarles con las herramientas que tienes, los datos y dando un paso más allá de eso, la información, para poder identificarlos y ayudar a resolverlos en origen.

Lo que hace a las organizaciones avanzar hacia el objetivo común son las personas y, si no entienden para qué pueden usar tus datos y la información o cómo utilizarlos, no habrá un avance en la gestión de los mismos, lo anterior me lleva a lo siguiente, a invitarte a “evangelizar”.

Hagamos un viaje a los inicios de la analítica web. De aquella se decía que puedes tener la mejor herramienta que si no tienes un equipo que le saque partido no conseguirás resultados, aquí entra en juego Avinash con su famoso 90/10. ¿lo haces actualmente?, ¿has pensado en ponerlo en práctica?

A día de hoy, puedes estar dedicando esfuerzos y recursos a etiquetar nuevos activos y mantener los existentes, así como reportar, solventar dudas o gestionar la resolución de incidencias técnicas. Puedes ver como, irremediablemente, si nada cambia, este será el curso de los días durante mucho tiempo. Está en tu mano variar, ligeramente, el rumbo e introducir algún workshop de trabajo con esas personas con las que colaboras, tocarles la fibra y despertar esas sinergias.

Puedes lanzar campañas y disponer de informes, que si no eres capaz de tener amigos en el departamento que invierte en publicidad, hacer que entiendan el conocimiento que esta información les aporta y lo utilicen en su día a día, no le sacarás el valor que de verdad te dan estos datos. Esfuérzate para que la próxima campaña que se lance esté bien medida pero también para que las personas que la gestionan sepan valorar y utilizar la información que tú manejas para tomar las decisiones más óptimas.

Invierte en cambiar tu organización, en hacerla madurar, emplea tu tiempo en capacitar, introduce disciplinas y desarrolla metodologías, haz que tus compañeros entiendan el objeto de tu trabajo y para qué les sirve a ellos. Repito de nuevo, “evangeliza”.

En el momento de realizar un cambio en tu activo digital que sabes que mejorará la conversión, no te olvides de que también puedes optimizar el proceso y los equipos que intervienen. Podrás optimizar tus activos de forma eficiente si eres capaz de cambiar el website a nivel técnico en el tiempo necesario para que esas acciones surtan efecto o si tu departamento de seguridad no te pone pegas.

Tampoco quiero decir que lo que se esté haciendo ahora esté mal, ni mucho menos, todo suma en el camino hacia el buen hacer, pero tengo la intención de que levantes la vista del día a día y mires a tu alrededor para pensar otras estrategias que te pueden dar éxitos en tu trabajo.

No hay comentarios

Envíanos tu comentario

15 − 1 =

¡Suscríbete a nuestra newsletter mensual Stay Sharp!

Para más información

CONTÁCTANOS