Cómo transformar tu estrategia digital con la analítica web

dmp

Cómo transformar tu estrategia digital con la analítica web

Como veníamos afirmando hace unas semanas, el grado de madurez digital en el mercado español en el campo de la Analítica Web se caracteriza por una penetración bastante sólida de las soluciones de medición: un 93% de las grandes empresas disponen de una herramienta desplegada en sus activos digitales. Esto demuestra que las organizaciones que provienen de una variedad de verticales reconocen el rol que asume el componente digital dentro del total de su negocio.

No obstante, hemos podido observar que únicamente un 31% de dichas organizaciones saca un verdadero potencial a las herramientas implementadas y adapta los parámetros de medición a sus necesidades particulares. Es decir, un 69% de las grandes empresas españolas implementan una solución de Analítica Web en sus activos digitales pero no avanzan en su personalización y adaptación a los objetivos de su negocio.

Desde DIVISADERO no nos cansaremos de subrayar la importancia de una medición ajustada a los requisitos de cada negocio particular, consistiendo en la definición de unas variables y eventos personalizados que recojan la información relevante para nuestra empresa. Pero, además, me gustaría insistir en el valor que proporciona una medición personalizada a una acertada estrategia digital.

No es ningún secreto que el mercado competitivo y las necesidades de los usuarios cambian a velocidad de vértigo, y los avances en el campo de la tecnología no hacen más que acelerar este proceso natural. A estas alturas del año se habla mucho sobre las tendencias que van a reinar el panorama del marketing digital: la publicidad cada vez tratará de llegar a cada individuo, el consumo de vídeos y el uso de móviles se dispararán, y el Internet de las cosas pasará de ser un trending topic a convertirse en un must.

Todas estas tendencias impulsan un cambio interno en las organizaciones, ya no solamente exigiendo una transformación digital, sino una transformación de los modelos de negocio en toda regla, y un aspecto donde esto se puede apreciar es en la definición de la estrategia. Se hace cada vez más difícil, por no decir imposible, barajar la opción de divisar un plan estratégico a largo plazo, acordando responsabilidades y objetivos para los próximos, digamos, cinco años. ¿Qué sentido tiene trabajar sobre unas metas obsoletas en un mundo donde se generan 2.5 trillones bytes de datos cada día?

Pero, ¿cómo conseguiremos evitar que nuestro negocio se vaya a la deriva sin una estrategia bien planeada de principio a fin?

Estrategia Digital: Caos u Orden

Fuente: Flickr

El mundo del desarrollo de software y las metodologías ágiles nos podrían echar una mano en este asunto. Estas metodologías, seguidas por las empresas como Google, Facebook, Amazon o Twitter, priman la colaboración (tanto dentro del equipo como con el cliente), el dinamismo en la producción, y la flexibilidad ante los cambios. Estos principios contribuyen a enfocar el negocio a las necesidades reales de los usuarios, lo cual se traduce en una constante revisión de la propuesta de valor y adaptación a los requisitos cambiantes.

¿Cómo podemos aplicar esta visión para afinar nuestra estrategia digital en el campo de la analítica web? Mediante la personalización, por supuesto. Al establecer correctamente las variables y los eventos que recogemos de nuestros activos digitales, tendremos en todo momento una información actualizada y relevante sobre los comportamientos y las preferencias de nuestros usuarios. Un análisis minucioso y oportuno, junto a las iniciativas de Testing y otras disciplinas digitales, ayudará a identificar los cambios en el momento adecuado y contribuirá a ajustar el enfoque estratégico en base a ellos.

Pongamos un ejemplo. Imaginemos por un minuto que somos una compañía del sector turístico y potenciamos la contratación de vuelos online. Nuestra estrategia actual, basada en un años de práctica, se centra en los usuarios que valoran la rapidez de la compra ante los servicios adicionales, tales como la selección de asientos, alquiler de vehículo, reserva de hotel, etc. Esto resulta en la decisión de compilar todos los servicios adicionales en una sola página para acortar el proceso de contratación y no causar que el usuario abandone sin realizar la compra final. Sin embargo, en un momento dado nuestra medición personalizada nos indica que para un trayecto en concreto un porcentaje elevado de usuarios sí se muestra interesado en escoger asientos para su vuelo. Esta observación nos ayuda a adaptarnos rápidamente a este comportamiento y tomar medidas, que en este caso podrían ser ofrecer la selección de asientos en un paso separado únicamente para este trayecto, para la mayor comodidad de los usuarios. Además, este insight podría influir en nuestra estrategia general, ya que sería indicativo de que no deberíamos centrarnos únicamente en el público habitual, sino reconocer patrones nuevos y ofrecerles mejor experiencia de usuario.

Como acabamos de contemplar, el panorama del marketing digital se encuentra en un proceso de cambio constante, y la actitud “paren el mundo que yo me bajo” no sería la más acertada. Al contrario, nuestra mejor arma consiste en observar su rápida evolución y ajustar nuestra estrategia digital acorde, constantemente probando y realizando muchas pequeñas modificaciones, en vez de establecer unos objetivos ambiciosos a largo plazo.

No hay comentarios

Envíanos tu comentario

uno × 1 =

¡Suscríbete a nuestra newsletter mensual Stay Sharp!

Para más información

CONTÁCTANOS